viernes, 6 de julio de 2012

Abjuración

Ilustración de Esteban Maroto


Vaho que llena tu piel, 
que besa e impregna de incienso 
la superficie que me llama. 
Aunque te ignoro, regreso.
Jazmín, cera, sangre; 
gemidos que llaman al escape,
cínicos, contradicen tus caderas;
nuestros sexos como uno laten.

La flama que se posa sobre mi mano,
fría aparece junto a tu mirada.
Tu pulso nace y muere en mi boca,
Sal de mi vida, sal de mi vida.
Mi canto invade tus oídos
como última abjuración a ti,
a tu omnipresencia opresiva.
A pesar de, yazco donde quise maldecir.

Porque la quietud de tu regazo
es tormenta en mi 
cráneo astado;
mi semilla en tu tierra,
paradoja en mis huesos ha tallado.

Sueños de un puño reduciendo el Todo
abren sus dedos para florecer.
Una enredadera de humo nos envuelve
y se extiende más allá del anochecer.

También te puede interesar...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...