miércoles, 21 de septiembre de 2022

Reseña «A merced del viento» de Patricia Highsmith

A merced del vientoA merced del viento de Patricia Highsmith
Mi calificación: 4 de 5 estrellas

El mundo de Patricia Highsmith es un lugar oscuro, lleno de personas mezquinas, rotas o sumergidas en la convicción de que la vida es un viaje que nació muerto, que ya todo está perdido y que el fin de la existencia, inevitable, merece ser precipitado.
En "Despacio, despacio, a merced del viento" y "La corbata de Woodrow Wilson", Highsmith alcanza un nivel soberbio, con personajes crueles, como es su costumbre, cuya única motivación es causar daño.
También destaco "Se ruega no disparar a los árboles", donde, para mi sorpresa, Patricia Highsmith presenta un relato de ciencia ficción que por supuesto, es tan sombrío y apocalíptico cómo podría esperarse de su pluma.

Lee todas mis reseñas en GoodReads

jueves, 9 de diciembre de 2021

Presentación "Recolección Grotesca", Rock Bar, La Serena.

 



Presentación de la antología de relatos de terror "Recolección Grotesca", del autor Fraterno Dracon Saccis, publicado por Austrobórea Editores.
El libro estará a precio especial de lanzamiento.
Conversatorio sobre literatura y cine de terror.
Concursos y premios para los asistentes.
Viernes 10 de diciembre, 19:00 hrs.

Para contacto y reservas en el bar, comuníquese al correo electrónico clubrock.laserena@gmail.com

martes, 26 de octubre de 2021

Preventa de Recolección Grotesca





"Recolección Grotesca", primer libro de relatos de terror que publico en solitario, está a un par de semanas de salir de imprenta. Es por ello que presentamos una preventa, ofreciendo un precio especial para quienes apuesten por nuestro trabajo. A continuación, el detalle de cómo participar.

sábado, 15 de agosto de 2020

EN EL NOMBRE DE SATÁN - Cuentos Satánicos, Editorial Cthulhu


Portada de la antología: EN EL NOMBRE DE SATÁN, que el próximo mes publicará Editorial Cthulhu.
Participo con "Daemonogénesis”, junto a la siguiente galería de demonios:
“Cruz diablo” de Hernán Marcelo Ferrari
“Profunda oscuridad (De mysteriis doom Sathanas)” de Connie Tapia Monroy
“La Misa del Esperma” de Randolph Markowsky
“La ciudad de los brujos” de Rigardo Márquez
“Manías y perversiones del viejo Frank” de Pablo Espinoza Bardi
“El santo de Shaitan” de Jose Ángel Conde
“Congregación de cucarachas” de Poldark Mego - Escritor
“Cabeza de cabra” de Angelique Reid
“Unión Macabra” de Carlos Enrique Saldivar
“El Paso” de Miguel Ángel Ortiz Aguilar
“Vida nueva y eterna” de Fernando Amaro
“La Herencia de Noah Gill” de H. A. Camacho

domingo, 5 de julio de 2020

Génesis genocida

El año 2018, Editorial Cthulhu de Perú, publicó su revista Nictofilia, en cuyo cuarto número, dedicado a la poesía grotesca (que pueden leer haciendo click aquí, o al pie de esta entrada); aparecen dos de mis poemas, "Ex Solem In Umbra" (pg. 34) y "Génesis genocida" (pg. 113). Este último aparece además, en el disco "Orbis Teratoma" de Subhuman Cadaver, donde participo con las voces y las letras.
Pueden escuchar el tema aquí, así como el disco completo en la página de Bandcamp (gratuito en calidad de audio medio, o para adquirir en máxima calidad).

Los dejo con la canción en cuestión, y sus respectivas letras.
GÉNESIS GENOCIDA
Como motas de polvo las gotas aparecen
Se evapora la sangre, la descompresión invade
Dedos de hielo incrustados en la garganta
Ruptura vital, un crujido insonoro habla
El sendero es inamovible en su mirada
Escruta el Sol hacia el infinito
Su visión se agota, tarde o temprano
Cargada esfera de fulgor débile
Indiferencia ante las breves larvas
El sonido ahora existe
Al sumergirse en el aire
Todo se precipita a la base densa
La fragilidad impide la llegada
Pero a otro nivel es factible la entrada
Impacto, encuentro, colisión de fuerza
La belleza del efecto borra las causas
Intestinos libres abren sus ojos
Le sostienen la mirada a la lengua
La sangre los une sin diferencias
Huesos y cartílagos se independizan
Aunque de su relación aún quedan marcas
El lienzo recibe más trazos
El pincel cada vez acorta su distancia
Las salpicaduras ya no son pasivas
Aún no sobreviven, pero son más nítidas
Fracturas cervicales, craneales, femorales
Costillas rotas perforan pulmones
Arterias rotas deslizan hemorragias
Para recibir las nuevas descargas
Ahora son heridas la cosecha de su visita
Se ponen en pie ignorándolo todo
Chapotean, caen, se vuelven a parar
Buscan refugio entre las sombras
La paz encontrada es apenas un pestañeo
La espalda es abierta como un libro
Páginas de músculos, un lomo de vértebras
Garras hojean escudriñando las costillas
La información es absorbida con dientes
Cada hebra de carne, líneas digeridas
Sus alaridos agónicos no son ordinarios
Ondas espinosas se expanden, amplifican
Son un oprobio a la naturaleza y la lógica
Un idioma que exhala aberración
Sintetización incoherente de carne
Tendones se entrelazan rodeando cartílagos
Estructuras oseas configuradas como exoesqueletos
Grasa actuando como conductor eléctrico
Los músculos ponen en marcha la legión de adefesios.

miércoles, 14 de mayo de 2014

"Necrotesta Pedófaga" en Chile del Terror













Ilustración por All Gore







.
            
Ya habían perdido la cuenta de cuantas botellas de ron se habían bebido. El único indicio de que llevaban muchas horas sentados en el roquerío, era el sol escondiéndose en el mar.
Germán se vio atacado por un retortijón fulminante que lo llevó a aventurarse en un riesgoso pero necesario descenso hasta perderse de vista de su grupo. No podía permitir que Lucía lo viese cagando, ni mucho menos limpiarse con diario. Cuando el sudor le perlaba la frente y bañaba el lugar donde unas pelusas presagiaban un bigote, su esfinter estaba a punto de claudicar. Encontró el lugar preciso donde no podría ser visto desde arriba y tenía el espacio suficiente para asirse y evacuar relajadamente dentro de sus posibilidades. Entre los tiritones que el esfuerzo por contener lo sacudían y la lucha por soltar el cinturón, el viento trajo un sonido escalofriante, una gélida expresión del horror.
            Los gritos sofocados de una niña.
          Siguió el sonido lo mejor que pudo hasta que, al asomarse a la orilla se encontró con que unos metros más abajo, muy cerca de donde rompían las olas, un hombre con los pantalones en los tobillos, yacía sobre una pequeña, embistiéndola. Le gritó que la dejara, que se detuviera; mientras buscaba la forma de bajar a auxiliarla, pero el hombre lejos de parar se volvió con una mirada torva y una sonrisa desencajada. Germán vio que tenía un cuchillo presionado contra la garganta de la niña, al separarlo dejó una línea sangrante. Alzó el brazo y clavo repetidamente la hoja en el abdomen de la pequeña, sin dejar de sacudirla con sus caderas. Germán, al ver que no alcanzaba a llegar tomó una roca y la lanzó, consciente de que podría golpear a la niña. Al menos la liberaría del horror. Al soltar el proyectil se desequilibró y cayó incluso antes que este, golpeándose y rebotando contra las piedras.
            Un delgado hilo de conciencia le permitió ver cómo dos cuerpos se unían a él en la danza agónica de agua salada, sombras y sangre.

Continúa leyendo el resto de la entrada en Chile del Terror...

miércoles, 22 de enero de 2014

"Conan y el Barco Caldero"



 Luego de participar en la banda de Sagrados Ladrones de Ibanahathu, Conan el Cimmerio debe escapar de Zembabwei, tras ser traicionado por el que creía era su más preciado amigo en la hermandad. Contratado en la dotación de una pequeña embarcación que le dijeron comerciaba especias, viaja por el mar de Endhya hacia el este, cuando la paulatina desaparición de tripulantes, lo llevan a descubrir que tanto el cargamento como los oficiales no son lo que aparentan…



Ilustración de Frank Frazetta 

El sabor de su propia sangre lo despertó del sopor. Un alarido nació en su pecho y explotó como la fuerza de Crom y de los Antiguos Dioses cuyo nombre ha sido olvidado, pero cuya savia fluye por las venas del mundo. Su torturador agitaba la fusta en el aire rozando su pecho malherido. Su espalda se torció haciendo crujir el madero donde estaba maniatado. Las astillas saltaron mientras rodaba por el suelo hasta el barril donde los sirvientes del Capitán Yinaha dejaron su espada, a la vista pero inalcanzable según creyeron. Cuando la voltereta terminó con Conan de pie ante su arma, las amarras yacían junto a los restos del pilar. Empuñó la espada, que se hace más liviana con la furia, los brazos y piernas se extendieron con una fuerza que los hacía sentir inflados como la vejiga de cabra de un mariscador. Shiakha fue el primero en caer. Sus tentáculos rebanados se retorcieron como colas de lagarto. Guthar y Lnimir, sus hermanos mayores, miraban con los hocicos abiertos la escena. Ante el grito de desafío salieron de su estupor y se dispararon reptando desde el balcón de comando en carrera sobre la cubierta hasta la popa, donde Conan les esperaba en posición de ataque sobre la sangre de su familia.

Lnimir dio un brinco y sus tentáculos soltaron una ráfaga de dardos que el cimmerio desvió abanicando su acero. En tanto Gulthar había acortado la distancia hasta lograr apresar las muñecas de Conan, pero no con la suficiente presión para evitar que la espada se calara en su cráneo ovalado, partiéndolo. Lnimir dio un chillido inhumano lanzándose a la carga con media docena de sables, un torbellino de hojas que el cimmerio intentó sin éxito detener. Una cascada de chispas se formó al chocar los aceros y Conan trastabilló al recibir los sucesivos golpes, espacio que su contendor aprovechó para lanzarle un corte dirigido a la garganta, que Conan esquivó sin poder evitar que hiriera su pecho ya magullado. Al retroceder en su movimiento evasivo, llegó a la baranda del puente de popa. El ataque de Lnimir se intensificó haciendo caer por la borda a Conan, que sujetado con una mano del oxidado barandal, defendía su única sujeción con la espada. Los dedos se fueron soltando poco a poco hasta que entendió que era inútil seguir bloqueando golpes. En un último esfuerzo empujó a su adversario con la espada y, aprovechando el precioso segundo que el retroceso de Lnimir le dio, deslizó la hoja entre los fierros de la borda, alcanzándolo en la raíz de los tentáculos. Al escalar para volver a la cubierta, por la puerta de la cabina el capitán Yinaha apareció con un gran libro encuadernado en cuero, sujetado por cuatro tentáculos que salían desde sus ajados ropajes, que antes habían vestido su forma humana.

jueves, 16 de enero de 2014

"Papelucho, Cazador de Zombis (Parte VI)" en Fantasía Austral

Ilustración de Islandmountain.
Puedes leer las partes anteriores de este ciclo aquí: Parte 1Parte 2Parte 3Parte 4 y Parte 5.

Alrededor de la fogata, mirando las llamas bailar como si fueran flamas de papel celofán, que no dan calor ni luz suficiente, estábamos aún aturdidos, confusos.

Cuando salí del maletero, una neblina no me dejaba ver más allá de mi nariz. Me dolían las canillas de tanto patear, así que apenas avanzaba tratando de guiarme por las voces, lo que resultó inútil: cada vez que creía estar llegando a alguien, al momento escuchaba su voz aún más lejana. Mis gritos tampoco tuvieron mayor éxito. La niebla era tan espesa que casi podías tomarla en puñados. Tangible al punto que, en el momento en que se abrió una brecha, fue como si en realidad hubiesen descorrido una cortina. Tras ella surgió un silencio que entonces me pareció tranquilizador. El esquivo escándalo que me rodeaba parecía haberse sofocado por ese almohadón de humedad que, al rasgarse, hizo visible la figura de la Domitila. 

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Chile del Terror | Editorial: Segundo Aniversario y el comienzo de una nueva etapa.

Afiche por Alex Olivares
Un vertiginoso año ha sido el que estamos cerrando.

Si bien no es una iniciativa nacida en Chile del Terror, la revista Ominous Tales (de la cual somos flamantes auspiciadores a partir de su segundo número) es en gran parte una señal de lo que se viene haciendo en las letras fantásticas nacionales, un variopinto de horrores y sueños maravillosos, una fusión de las palabras y los trazos, fusión que ha tenido —al menos desde nuestro punto de vista— un gran éxito en nuestra casa, que cumple este mes, dos años. 

Como nuestros lectores habituales ya han de saber, nuestro equipo ha crecido y con ello la potencia de nuestro mensaje a tomado mayor solidez. Las voces, con la fuerza del grupo, han logrado entonar sus propios cantos. El ejercicio de publicación nos ha ayudado a encauzar nuestras habilidades, imprimiendo en el colectivo la energía necesaria para llevarlo adelante, hacia metas más exigentes. Los especiales de LovecraftCULT of Goczecocogch, Mitológico y el reciente especial dedicado a los Asesinos en Serie, son una muestra del trabajo que somos capaces de lograr. Y si de ejercicios se trata, habitualmente trabajamos presentando los textos y son asignados a alguno de los ilustradores para que inspirados en ellos, realicen su trabajo gráfico y complementar la publicación. Bueno, pues esta vez trabajaremos de forma inversa: serán nuestros artistas quienes desafiarán a la sección narrativa del staff, para que basándose en algunas de sus obras, compongan un relato. Así que dentro de la próxima semana podrán ver los resultados de este experimento.

Metas más exigentes, pasos más largos. Pero hay más avances...

Aprovechando la celebración de nuestro segundo aniversario, les anunciamos que ya está en proceso lo que sería nuestro primer libro como colectivo, cuyo título tentativo es “Chile del Terror: Una Antología Ilustrada”.

Continua leyendo y comenta en Chile del Terror »

jueves, 7 de noviembre de 2013

"Restaurante 213" para el especial de Asesinos en Serie de Chile del Terror

Jeffrey Dahmer por Ana Oyanadel


Restaurante 213

Por Fraterno Dracon Saccis



En mi palma, pequeña criatura

Tu vida se apaga

Mi corazón se enciende

Los ojos vidriosos, ausentes

La garganta perlada de rubí
Las alas apuntando a la tierra
Se escurre entre mis dedos

Pero antes que toque el follaje

Las pesuñas surcando el suelo

Traen un lustroso pelaje

Lo abrazo con fuerza

Tanta, que nos fundimos

Al  separarnos su sangre me besa

Pero me niego a corresponderlo


Por ahora, al menos…

lunes, 21 de octubre de 2013

"Pútrida Orgía, Gusanos Onanistas" para el especial de asesinos en serie de Chile del Terror

"Pogo" por All Gore



Pútrida Orgía, Gusanos Onanistas
Por Fraterno Dracon Saccis

La cáscara multicolor
Capa inmaculada, luminosa
Mientras más grande el resplandor
Mayor es la zona ignota
Que riega gota a gota
Subterráneo jardín de dolor


Gusanos, colonizan con holgura
Un mundo colapsado, en ruinas
Sodomita bombardeo a su arquitectura
Túneles, trincheras y minas
Babilonia descorre sus cortinas
Para refundarse en cimientos de tortura

Festivales de hipocresía
Entre vapores incógnitos pero inquietantes
Bajo sus pies bulle la orgía
Cuya cama son cadáveres aullantes
Cuatro rostros cabalgantes
Cuatro son sus calaveras vacías

Embadurnado de sangre blanca
La máscara se derrite sonriente
El eclipse la sangre estanca
Cuando muestra los puntiagudos dientes
La marca siempre estuvo en su frente
La piel del rostro se arranca

La multitud defeca sus intestinos
Nadan en ellos, pero escapan
Atraviesan sus umbrales violados
Y las ventanas estallan
Los ojos y oídos se arañan
Mas no evitan ser devorados

Los esqueletos caminan por sus calles
Descarnados con el cuchillo de su cocina
Tras cada cara hay más detalles
Paranoia, gangrena que carcome en vida
Ni el fulgor crepuscular del homicida
Logra acallar el alarido de los infantes





Lea y comente la entrada original en Chile del Terror >>>>

martes, 17 de septiembre de 2013

"Beatriz" para el especial mitológico de Chile del Terror

Ilustración por All Gore

Estoy paralizado.

Cada día era igual al otro, desde que tengo memoria. Llegaba el plenilunio y mis Padres aullaban y danzaban entorno al fuego. Lluvias que no cesaban hasta pasada una semana. Truenos que retumbaban entre los árboles. Olas que amenazaban con cubrir el islote y hacerlo desaparecer. El Barco del Arte dejando sus mercancías y recogiendo sus tributos. Cada día era diferente, pero al formar parte de ciclos, no eran más que una pieza de la monotonía.

Ni Galindo, uno de mis muchos Padres, con sus lecturas a escondidas de los otros Brujos, lograba abstraerme del mundo congelado en el que vivía. Al contrario. Fue él quien plantó la semilla del inconformismo en mi alma… alma… también gracias a él comprendí que yo tenía una. A veces pienso que es por esto que me dijo “perdóname” para luego salir volando con su makuñ para nunca regresar. No hay nada que perdonar, solo agradecer, querido padre y amigo.

Sin embargo, un día en que deambulaba por los alrededores de la cueva, como era mi obligación, resguardando la guarida de mis Padres, una visita llegó de entre el bosque. Su cabello negro azabache se agitaba como tela con el viento. Su andar, era como si flotara sobre el agua, sus pies estaban cubiertos por el largo vestido rojo que cubría su delgado cuerpo. Fue su rostro, sí, su rostro inescrutable, su mirada fría como la brisa marina la que me hipnotizó. No me dirigió palabra ni posó sus ojos sobre mí, para pasar por mi lado y desaparecer en la boca parpadeante de la cueva.

Beatriz, de inmediato la nombré para guardarlo en secreto, evocando a la musa de Dante. Esperé a su salida, con temblores y ansiedad. Tal como llegó se fue, como si no hubiera custodio en el islote. Intenté seguirla pero mis saltos no fueron capaces de dar caza a su deambular etéreo.


jueves, 29 de agosto de 2013

"Visita Nocturna" en revista de literatura y gráfica fantástica "Ominous Tales".

Ominous Tales #1

Desde que puse en las manos de Aldo Astete "Visita Nocturna", relato con el que participo en el #1 de Ominous Tales, que no lo leía. Es grata la sensación de que sigas encontrando bueno algo que escribiste, con el paso del tiempo (algo cercana la recomendación, pero es lo que me pasó). Y bueno, en mis manos al fin los ejemplares de la revista. Gracias Aldo.

Revista "Ominous Tales". Literatura y gráfica fantástica

Adquiérala en Librería Dinova