viernes, 2 de septiembre de 2011

Aunque se reflejaba en el espejo, no se veía en él.

El bisturí desgarró los milímetros precisos para que manara la sangre. En su cabeza, fueron colmillos los que abrieron paso al manantial de placer que acariciaba su garganta.
Ω



0 comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...